Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Artículos’ Category

Hoy compartimos con vosotr@s un buen artículo que  nuestro orientador escribió en 2010 para la revista Genil sobre la aceptación de uno mismo.

     En este mundo que nos está tocando vivir cada vez hay más personas insatisfechas, que no se aceptan ellos ni lo que les rodea. La aceptación debe empezar por uno mismo. La aceptación de lo que realmente somos es clave para vivir en salud. Aceptarnos a nosotros mismos como realmente somos es una de las mejores herencias que podemos dar a nuestros hijos. Aprenderán a ser como son, a mirarse fiel y compasivamente hacia ellos y hacia los demás.

Yo no soy el que debería de ser, el que mi padre querría que fuese, ni el que fui, yo soy quien soy.”

Nuestras neurosis o patologías provienen cuando tratamos de ser quienes no somos, cuando usamos máscaras. Ser nosotros mismos es la clave de nuestra felicidad y la de nuestros hijos. Llegar a esto, suele resultar tremendamente difícil. La mayoría de las veces somos roles que ocultan nuestro yo. Nuestra profesión oculta nuestra persona: somos médicos, enfermeras, abogados, maestras, dependientes, albañiles,… Cuántas personas al jubilarse se sienten inútiles, se sienten que no sirven para nada. Cuántos adolescentes sufren identificando su cuerpo con su carnet de identidad. Nos valoramos con lo que tenemos y no con lo que somos.

Si nuestra identidad está puesta en cosas efímeras puede romperse y destruirnos fácilmente. Pongamos nuestra identidad en algo más hondo y sólido que acoja distintos momentos, alegrías y frustraciones de nuestra vida.

Decía Heráclito que lo vivo y lo muerto son una misma cosa, lo despierto y lo dormido, lo joven y lo viejo. Algunos terapeutas hablan de “Polaridades”: no se puede conocer el sueño sin tener conciencia de vigilia, es imposible la memoria sin la capacidad de olvido. Cada parte de nosotros tiene su correspondiente opuesto. Están ahí y forman parte de nosotros. No existe incompatibilidad, somos nosotros quienes los juzgamos erróneamente como incompatibles, estrechando así nuestra capacidad de darnos cuenta. No aceptar mas que una polaridad es vivir sobre una pierna. Polarizar no es dividir sino integrar. Somos fortaleza y debilidad, cansancio y energía, amor y agresividad,…

Porque así somos, podemos ser libres según lo requiera el momento y la situación. Seamos responsables y aceptemos  el dicho de que “Cada palo aguante su vela”.

José Manuel Plata

Departamento de Orientación/Integración

Anuncios

Read Full Post »

Y de nuevo llegó. Otro verano que se acerca, otro curso que termina y otra oportunidad que se nos presenta para hacer balance de todo lo acontecido en nuestras vidas durante estos intensos meses en los que hemos tenido la oportunidad de mostrar y de mostrar-nos. Es en este mostrarnos donde me gustaría hacer hincapié. Todos y cada uno de nosotros estamos basados o fundamentados en un sistema de creencias que, lo creamos o no, limitan o potencian nuestra vida hasta lugares inconcebibles dependiendo del tipo que sean. Y estos sistemas de creencias, a su vez, generan emociones que, igualmente, actúan como válvulas reguladoras. Así, los últimos avances científicos ya demuestran cosas tan increíbles como:

–       La mente, las ideas y las emociones afectan a nuestras moléculas, a nuestra salud física.

–       Las emociones son un puente tanto entre la mente y el cuerpo como entre el mundo físico y el espiritual.

–       Las emociones afectan a TODAS las células del cuerpo.

–       Nosotros, como seres humanos, tenemos la capacidad de generar todas las sustancias que necesitamos, podemos aprender a estimular drogas endógenas según nuestra necesidad o deseo aprendiendo a sentir y percibir con autenticidad mi mundo emocional. Aprendiendo a ser conscientes.

       Todas las emociones son buenas. Existe la falsa creencia de que la tristeza es “mala” y la alegría “buena”. No deja de ser un error este tipo de pensamientos ya que todas, y quiero decir TODAS, las emociones son buenas si realmente son honestas y se expresan saludablemente. El problema es que pensamos tanto que las confundimos o las reprimimos. Y si reprimes una emoción, también reprimes tus funciones orgánicas y esto puede generar una enfermedad física sin motivo aparente.

        Desde aquí os invito a profundizar en cada uno de vosotros, sentarse cinco minutos al día y simplemente dejarse estar, escuchar la voz interior y observar que aunque no haya nadie más a mi alrededor nunca estoy solo, siempre estoy conmigo y con todo lo que he ido asimilando o, en ocasiones, tragando. Os invito a mirar hacia el interior, a respirar y saborear cada inspiración y a hacer las expiraciones como si se tratase de regalos que ofrezco al mundo.

        No hay nada más bonito que re-conocerse para poder mirarse en el espejo y poder observar a esa persona que se refleja, que tanto se me parece y que en ocasiones se me hace un auténtico desconocido.

        Nosotros ya hemos comenzado a caminar en este sentido desde la escuela tratando de hacer de cada uno de nosotros algo mejor, algo más sincero y humano, más íntegro y responsable con nosotros mismos. Servimos de modelos para los niños y niñas que aprenden nuevas formas de ver la realidad día a día y que tanto nos devuelven con sus conductas, con sus sonrisas, sus emociones y sus formas de ser.

        Rubem Alves, filósofo brasilero, sostiene que la educación consta de dos partes: la educación de las habilidades y la educación de las sensibilidades. Sin la sensibilidad, las habilidades carecen de sentido. La mayoría de nosotros no fuimos educados para sentir. Los conocimientos nos dan medios para vivir; la sabiduría y la espiritualidad, en cambio, nos dan razones para vivir.

        Solo se puede preservar aquello que es sentido.

Un abrazo y feliz verano

Gabriel Romero Marín

Departamento de Orientación e Integración

Se puede leer más sobre esta temática en diversos libros pero yo aconsejo uno en especial: El laboratorio del alma. Historias que sanan y que merecen ser contadas. Autora: Stella Maris Maruso        

Artículo publicado en la próxima edición de la revista Genil de nuestro cole.

 

Read Full Post »

Quiero ser televisor

Un niño rezaba: “Señor, hoy no te pido regalos de mi cumpleaños, ni juguetes de Reyes. Hoy te pido algo especial: quiero que me conviertas en un televisor. Quiero ocupar su puesto. Me gustaría vivir como él, ser el centro de mi casa, ocupar un sitio importante. Toda mi familia se sentará frente a mí, me mirarán, me oirán, se reirán conmigo, tomarán en serio mis cosas, mis palabras. Todos me prestarán atención.

  Tendré la compañía de mi padre cuando llega a casa, incluso cuando viene cansado. Mi madre en vez de ignorarme me buscará cuando esté sola y cansada. A mis hermanos y hermanas les gustará estar conmigo,…

   Divertiré a toda la familia, me gustaría sentir que ellos lo dejan todo, por pasar unos minutos junto a mí.

   Señor, no creo que te pida demasiado, sólo quiero vivir como cualquier televisor”.

  En todas las casas guardamos un tesoro, cuidémoslo

     Departamento de Orientación -Integración

Read Full Post »

Abordar con los hijos la separación de los padres

–          Según Deb Huntley: “los hijos del divorcio tienen más probabilidades de experimentar problemas de conducta, más síntomas psicológicos, rendimiento académico más bajo, mayores dificultades sociales y autoestima más baja que los niños de familias intactas”.

–          No debemos permitir que los niños/as sufran las consecuencias del malhacer de los adultos.

–          La separación supone una pérdida y en consecuencia provoca un duelo emocional que puede manifestarse de diversas maneras.

–          Se necesita de una especial sensibilidad por parte de los adultos para poder superarlo con éxito y con el menor número de secuelas.

–          Es preferible padres separados pero felices que unos padres juntos sin relación de amor.

–          Las parejas que hacen de una situación, ya de por sí dolorosa, una batalla, una lucha por salir victorioso/a sin tener en cuenta el daño que ello hace a los hijos, no hacen sino agravar y prolongar innecesariamente el sufrimiento.

–          No utilizar a los hijos de una forma u otra en beneficio propio, enfrentándolos a la otra parte.

–          Evitar descalificaciones y mensajes negativos sobre la expareja en presencia de los hijos.

–          No hay que responsabilizar a la otra parte de la ruptura, a través del chantaje emocional.

–          No apropiarse de los hijos a través del chantaje emocional, movidos por odio y rencor más que por sentido común y coherencia.

–          Hay que mantener a los niños/as siempre al margen del conflicto, diferenciando el rol parental del rol de  pareja.

–          Cuanto más pequeños más sufren ante la ruptura, al no entender bien el significado.

–          Se suelen sentir desorientados, con tristeza, inseguridad, impotencia, ansiedad, rabia, miedo e incluso culpa.

–          Sólo el tacto de los padres, hablarles de forma clara y sincera y el paso del tiempo hará posible adaptarse a la nueva situación y recuperar la normalidad.

–          Los padres jugáis un papel esencial; de vuestro comportamiento  va a depender el nivel de afectación del niño/a.

–          Explicar con claridad lo que ocurre; deben decírselo los padres, nunca terceras personas.

–          Demostrarles que tanto el padre como la madre le seguís queriendo igual y que ellos no tienen culpa de lo sucedido.

–          Evitar riñas y disputas en presencia de los hijos, mantener buen relación a ojos de éstos.

–          Evitar situaciones en las que tengan que tomar partido por uno o por otro. Ellos siguen necesitando de los dos por igual y lo contrario es una crueldad. No utilizarlos como mensajeros ni como espías

–          Facilitarles los encuentros con uno y otro. Ser flexibles en horarios y regímenes de visita.

–          Evitar descalificaciones de la otra parte. Los hijos necesitan oír cosas positivas de su padre y de su madre.

–          Procurar que sufran el mínimo de cambios en su vida cotidiana, les dará estabilidad y seguridad.

–          Con paciencia, diálogo y cariño, irán superando la crisis e irán volviendo a la normalidad.

No tratar de compensarlos con cosas materiales, no sirven, sólo alivian nuestros remordimientos y se irán convirtiendo en niños tiranos.

José Manuel Plata

Orientador ESO y Bachiller

Read Full Post »