Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Logopedia’ Category

Rotacismos

Aquí os dejamos una interesante información que nos facilita Carolina Muros sobre los rotacismos con una breve información sobre qué son, cómo recuperarlos y trabajarlos y unos prácticos ejercicios sencillos de realizar en casa. Esperamos que le saqueis provecho

Pincha abajo para descargarlo

rotacismo

 

Read Full Post »

El hábito de deglución atípica consiste en producir el cierre labial necesario para la deglución, cuando el labio es incompetente, interponiendo la punta de la lengua entre los dientes de ambas arcadas.

Cuando se traga normalmente, la punta de la lengua debe apoyarse en el paladar, por detrás de las arrugas palatinas (es decir, por detrás de los incisivos superiores), las muelas deben estar en contacto y la musculatura, mecanismo que realizamos unas 1200 veces al día. Si la lengua se interpone entre los dientes al tragar se dice que conserva el hábito de succión, cuando la lengua se amoldaba al pezón materno para mamar. A la salida de los dientes y el cambio de alimentación modificamos el patrón, pero si no fuera así, la lengua interpuesta hace de freno a la erupción normal de los incisivos y crean una mordida abierta.

De la misma manera la succión del chupete, dedo, etc., más allá de los dos años produce una mordida abierta anterior y también un estrechamiento del paladar  a la vez que un adelantamiento de los dientes superiores.

Como primer consejo, en el sentido de la prevención, diremos que debe retirarse el uso del chupete a los dos años. Si se tratara de la succión del dedo o la interposición lingual o que el niño sustituye el chupete por otro hábito parecido, lo tenemos más difícil ya que está en relación a una manera de obtener placer que no se quiere abandonar, de manera que a menudo la colaboración de un psicoterapeuta y un logopeda se hace necesaria para desterrar el hábito. Estas deficiencias frecuentemente producen dificultad para pronunciar correctamente ciertos sonidos del lenguaje (dificultad con la rr, etc.).

Si el hábito se abandona tempranamente, se corrige la mordida abierta espontáneamente, y si no conseguimos la colaboración del niño podemos colocar una rejilla lingual o una parrilla lingual que evite la posibilidad de repetir el hábito y permita la erupción normal, si se coge tempranamente. De esto se ocupa la ortodoncia interceptiva. En algunos casos es necesario combinar la ortodoncia con una intervención de reeducación de los componentes bucofonadores guiada por un logopeda.

Esperamos que estas indicaciones les sean útiles

Un cordial saludo.

Carolina Muros Navarrete y  Patricia Navarro Fernández

Read Full Post »

  • Muestre paciencia en la conversaciones con su hijo, no reprender ningún intento comunicativo.
  • Acepte con alegría (y manifiéstela) todos los intentos de mejora de articulación que haga su hijo y recompense con afecto dichos intentos.
  • Si su hijo persiste en pronunciar una palabra de forma incorrecta no le atosigue, pero recuérdele -repitiéndola bien usted- cómo es correctamente la palabra. El niño no debe entender que su mala articulación se da por buena.
  • Siempre utilizar el nombre exacto de las palabras, (no decir “el guagua”, decir “perro” o “ese trasto”)
  • Nunca emplee vocabulario complicado ni intente sostener conversaciones superiores a su capacidad. Hable de forma clara, concisa, con frases cortas y sencillas y pronunciación clara
  • Su hijo tiene que “crear”. Hay que hacer que se esfuerce y no dirigirle en exceso de forma que sólo conteste “sí” o “no”.
  • Ver libros de imágenes, historietas contadas con palabras y gestos, cantar  canciones infantiles con ritmo y melodía apropiados enriquecerán su vocabulario y darán a su habla expresividad y entonación.
  • Ejercitar los movimientos de la boca con todo tipo de estratagemas y juegos: “vamos a relamernos”, “juegos de mímica”… También con tipos de alimentación que incluyan masticación, deglución adecuada… (ha de masticar su filete, el pan, la fruta…), mascar chicles…
  • Para desarrollar un correcto patrón respiratorio se pueden hacer muchos juegos: “concursos de aguantar sin respirar, soplar pitos-matasuegras-papelitos-algodones-pelotas de ping-pong, inflar globos, silbar, oler todo tipo de perfumes, hacer gárgaras, pompas de jabón, beber con pajita…
  •  Comenzar tranquilamente usando “turnos”. Respetar los turnos conversacionales en la familia. Hablarse a sí mismo y habla paralela. Cuando estamos jugando con el niño no debemos centrar nuestra atención en que éste hable continuamente. Nuestras emisiones deben ser comentarios en voz alta, tanto para hablar de nuestras acciones como de las que en ese momento realiza el niño. Estos comentarios conseguirán que se dé comunicación verbal sin que el niño se sienta obligado a hablar, disminuyendo así el nivel de exigencia.
  • Darle confianza, que sienta que lo que dice es importante y que va a ser escuchado.
  • Verbalizar con él  todas las conductas: al lavar nombrarle las partes del cuerpo, al vestirle el nombre de la ropa, al comer…
  • Leerle desde pequeño cuentos, para incrementar su vocabulario y aficionarle a la lectura.
  • Que lleve una dieta sólida para ejercitar la masticación.
  • Evitar hábitos de succión a partir de los 2 años: chupete, biberón, chupar el dedo, el lápiz, el cuello de las camisas…
  • Si tiene caries o mala colocación de los dientes llevarle al dentista.
  • Enseñarle a sonarse y si respira por la boca o ronca, llevarle al otorrino para descartar vegetaciones.
  • Cuando tenga otitis, tratarlo hasta el final y si son frecuentes hacerle un estudio de audición.

Read Full Post »

Aquí dejamos algunas breves pautas que nos pueden ser útiles a la hora de detectar posibles dificultades o trastornos de lenguaje.

■  A los dos años:
·
No dice las primeras palabras: papá, mamá, agua, nene.
· Parece no entender órdenes sencillas.

■  A los tres años:
·
Sus frases son de una sola palabra. Ej ·agua”, para decir “Quiero agua”.
· Como mucho hace frases de dos palabras. Ej. “nene coche” por “El coche es del nene”.
· No comprende dos órdenes seguidas. Ej. “coge el … y ponlo en el …”

■  A los cuatro años:
·
“Corta” las palabras simplificando sílabas u omitiendo las átonas. Ej “pato” por zapato, “obo” por globo.
· Altera el orden sintáctico. Ej. “gaeta quere nene”.
· No repite de memoria varias palabras.
· No distingue palabras que sólo varían en un fonema: Ej. pala/bala, vino/pino, para/pala, fumo/zumo…
· Intercambia la secuencia de los fonemas: flaire x fraile, clavo x calvo.
· Inserta vocales (epéntesis) en grupos consonánticos. Ej. “palato” x plato, “golobo” por globo.
· Asimila unos fonemas con otros próximos. Ej. “bufanna” x bufanda, “nuna” x luna, “muma” x fuma…

■  A los cinco años:
·
Si tiene algo de lo anterior y/o además…
· Construye frases muy cortas.
· Su vocabulario es pobre y reducido.
· No es capaz de repetir correctamente una frase.
· Muestra enormes dificultades para resumir lo que se le ha contado.
· Se hace entender por unas pocas palabras que le sirven para denominar todo (palabras omnibus): eso, cosa, cacharro…
· Su problema de lenguaje está afectando a otras áeras:
– dificultad en relacionarse con los compañeros.
– escaso progreso en aprendizaje.

Read Full Post »

Espacio logopédico

Sección dedicada al trabajo logopédico. Se colgarán recursos, orientaciones, material de trabajo, etc…

Read Full Post »