Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘ruptura’

Abordar con los hijos la separación de los padres

–          Según Deb Huntley: “los hijos del divorcio tienen más probabilidades de experimentar problemas de conducta, más síntomas psicológicos, rendimiento académico más bajo, mayores dificultades sociales y autoestima más baja que los niños de familias intactas”.

–          No debemos permitir que los niños/as sufran las consecuencias del malhacer de los adultos.

–          La separación supone una pérdida y en consecuencia provoca un duelo emocional que puede manifestarse de diversas maneras.

–          Se necesita de una especial sensibilidad por parte de los adultos para poder superarlo con éxito y con el menor número de secuelas.

–          Es preferible padres separados pero felices que unos padres juntos sin relación de amor.

–          Las parejas que hacen de una situación, ya de por sí dolorosa, una batalla, una lucha por salir victorioso/a sin tener en cuenta el daño que ello hace a los hijos, no hacen sino agravar y prolongar innecesariamente el sufrimiento.

–          No utilizar a los hijos de una forma u otra en beneficio propio, enfrentándolos a la otra parte.

–          Evitar descalificaciones y mensajes negativos sobre la expareja en presencia de los hijos.

–          No hay que responsabilizar a la otra parte de la ruptura, a través del chantaje emocional.

–          No apropiarse de los hijos a través del chantaje emocional, movidos por odio y rencor más que por sentido común y coherencia.

–          Hay que mantener a los niños/as siempre al margen del conflicto, diferenciando el rol parental del rol de  pareja.

–          Cuanto más pequeños más sufren ante la ruptura, al no entender bien el significado.

–          Se suelen sentir desorientados, con tristeza, inseguridad, impotencia, ansiedad, rabia, miedo e incluso culpa.

–          Sólo el tacto de los padres, hablarles de forma clara y sincera y el paso del tiempo hará posible adaptarse a la nueva situación y recuperar la normalidad.

–          Los padres jugáis un papel esencial; de vuestro comportamiento  va a depender el nivel de afectación del niño/a.

–          Explicar con claridad lo que ocurre; deben decírselo los padres, nunca terceras personas.

–          Demostrarles que tanto el padre como la madre le seguís queriendo igual y que ellos no tienen culpa de lo sucedido.

–          Evitar riñas y disputas en presencia de los hijos, mantener buen relación a ojos de éstos.

–          Evitar situaciones en las que tengan que tomar partido por uno o por otro. Ellos siguen necesitando de los dos por igual y lo contrario es una crueldad. No utilizarlos como mensajeros ni como espías

–          Facilitarles los encuentros con uno y otro. Ser flexibles en horarios y regímenes de visita.

–          Evitar descalificaciones de la otra parte. Los hijos necesitan oír cosas positivas de su padre y de su madre.

–          Procurar que sufran el mínimo de cambios en su vida cotidiana, les dará estabilidad y seguridad.

–          Con paciencia, diálogo y cariño, irán superando la crisis e irán volviendo a la normalidad.

No tratar de compensarlos con cosas materiales, no sirven, sólo alivian nuestros remordimientos y se irán convirtiendo en niños tiranos.

José Manuel Plata

Orientador ESO y Bachiller

Anuncios

Read Full Post »